Image hosted by servimg.com

Image hosted by servimg.com
Image hosted by servimg.com
Estreno Glee 5x17
"Opening Night" en:
Image hosted by servimg.com
Últimos temas
» BRITTANA Si fueras mía reseña y Prólogo
Ayer a las 6:17 am por ana_bys_26

» BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 32 y 33
Ayer a las 5:46 am por ana_bys_26

» BRITTANA la guarda espaldas capiculo 7,8 y fin
Ayer a las 5:10 am por ana_bys_26

» FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 4
Sáb Mayo 19, 2018 8:07 pm por 23l1

» FanFic Brittana: Justicia II (Adaptada) Cap 6
Sáb Mayo 19, 2018 8:03 pm por 23l1

» (FIC-Klaine) "Escenas borradas" Glee «Not so clear for the Goblin»
Sáb Mayo 19, 2018 10:00 am por Klainefan

» [Resuelto]Brittana: (Adaptación) El Oscuro Juego de SATANÁS... (Gp Santana) Cap. 7 Cont. Cap. 8
Vie Mayo 04, 2018 8:05 pm por monica.santander

» FIC Brittana -Decisiones - Capitulo 97º
Jue Mayo 03, 2018 9:26 am por Lydia7

» [Resuelto]FanFic Brittana: Tal Vez (Adaptada) Epílogo
Mar Abr 03, 2018 8:42 pm por 23l1

» [Resuelto]BRITTANA: La Clausula. Cap. 13
Lun Mar 19, 2018 6:38 pm por 3:)

» Fic BASADO en bad moms
Miér Mar 14, 2018 9:54 pm por BrittanaBrittana

» FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Epílogo
Sáb Mar 03, 2018 7:38 pm por 23l1

» [Resuelto]Brittany: GP Brittany: ATREVIDA JEFA. FINAL
Miér Feb 28, 2018 10:40 am por 3:)

» [Resuelto]FanFic Brittana: De Noche (Adaptada) Epílogo
Dom Feb 25, 2018 7:31 pm por 23l1

» Fic BASADO en Fault the same star
Miér Feb 21, 2018 9:48 am por BrittanaBrittana

» [Resuelto]Brittana: Un Rapidito.. Cap. 9, 10 y Epilogo
Mar Feb 20, 2018 1:43 am por monica.santander

» Brittana: Destino o Accidente (GP Santana) Actualizado 17-07-2017
Dom Feb 18, 2018 9:20 pm por micky morales

» [Resuelto]Brittana: GP SANTANA: SU PRINCESA. cap. 12, 13 y Epilogo
Miér Feb 14, 2018 11:30 am por 3:)

» [Resuelto]Brittana: La Gestante Subrogada de la Millonaria López. Cap. 25 (FINAL) Y EPILOGO
Miér Feb 14, 2018 7:07 am por micky morales

» Fanfic Brittana Gp: Salvajemente 3. Epílogo.
Mar Feb 13, 2018 8:56 pm por Tati.94

Sondeo

Musical Favorito Glee 5x15 Bash

11% 11% [ 4 ]
19% 19% [ 7 ]
11% 11% [ 4 ]
24% 24% [ 9 ]
27% 27% [ 10 ]
8% 8% [ 3 ]

Votos Totales : 37

Image hosted by servimg.com
Los posteadores más activos de la semana

Disclaimer
Image hosted by servimg.com
·Nombre: Gleek Latino
·Creación: 13 Nov 2009
·Host: Foroactivo
·Versión: GS5
Glee
Image hosted by servimg.com

FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Epílogo

Página 5 de 8. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8  Siguiente

Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Epílogo

Mensaje por Isabella28 el Miér Feb 14, 2018 11:49 pm

Que bonita relación falsa que parece de verdad tienen, ya se aman y no se dan cuenta.
Feliz dia miercoles.
avatar
Isabella28
*******
*******

Mensajes : 403
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Epílogo

Mensaje por JVM el Jue Feb 15, 2018 6:15 pm

Un mes que se paso volando y en el que han adquirido ciertas "costumbres" entre ellas, poco a poco van actuando como el matrimonio que son ...
Y bueno el que Rach este ahi no cambia mucho sus actividades y actitudes, solo servira para que se vaya creyendo mas en amor jajaja...
haber que tal les va su primer noche durmiendo juntas¡
avatar
JVM
-
-

Mensajes : 1182
Fecha de inscripción : 20/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Jue Feb 15, 2018 7:34 pm

3:) escribió:hola morra,..

san definitivamente se esta quebrando mucho jajaja
que oportuno muuuy oportuno que llueva jaja
van demasiado bien las cosas!!!

nos vemos!!




Hola lu, siq si...lo cual me gusta...aun mas cuando es von cierta linda rubia jaajajaj. JAajajajajajajaj insisto, el destino es un loquillo jaajajaj. Siii!! q sigan así noma...o mejor jajajaja. Saludos =D




Isabella28 escribió:Que bonita relación falsa que parece de verdad tienen, ya se aman y no se dan cuenta.
Feliz dia miercoles.




Hola, siii, pero lo estropea el "falsa" no¿? xD SI!!!! las cosas van mejor! jaajajaj. Gracias, espero q lo pasaras bn! Saludos =D





JVM escribió:Un mes que se paso volando y en el que han adquirido ciertas "costumbres" entre ellas, poco a poco van actuando como el matrimonio que son ...
Y bueno el que Rach este ahi no cambia mucho sus actividades y actitudes, solo servira para que se vaya creyendo mas en amor jajaja...
haber que tal les va su primer noche durmiendo juntas¡




Hola, si que si...es decir, ese mes va de lo mas bn, no¿? jajaajajaja. Jajaajaj toda la razón, es mejor q este ai la vrdd...como digo, el destino es un loquillo ajajajajaj. Mmm interesante pregunta! jajajaajja. Saludos =D



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5579
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Cap 20

Mensaje por 23l1 el Jue Feb 15, 2018 7:36 pm

Capitulo 20


Santana


Pasar la noche con dos mujeres tensas y muy nerviosas acabó siendo muy interesante.

Rachel mantenía una calma antinatural, algo de por sí desconcertante, pero Brittany fue la mayor sorpresa.

Me había acostumbrado a su actitud callada; sin embargo, esa noche no dejaba de parlotear.

Sin parar.

Le explicó a Rachel los planes que tenía para el salón y para «nuestro dormitorio»; le hizo interminables preguntas acerca de la historia del yoga y preguntas generales acerca de todos los miembros de la familia Schuester y del personal de la oficina; y después siguió con cualquier tema que se le pasara por la cabeza.

Habló por los codos.

Además, no se sentó en ningún momento.

Se movía de un lado para otro, gesticulando para enfatizar sus ideas. Cogió, cambió de sitio y recolocó todos los objetos de la estancia en al menos dos ocasiones.

No dejaba de darle palmaditas a Rachel en el hombro para asegurarse de que estaba bien, y me cambió la compresa fría que tenía en el cuello cada veinte minutos.

No creo que llegara a la temperatura ambiente en ningún momento.

Mientras la tenía a mi espalda, parloteando, tuve que admitir que me gustaba bastante la forma en la que sus dedos me masajeaban la nuca o cómo me apoyaba la cabeza en su abdomen mientras me acariciaba el pelo.

Esas caricias me relajaron tanto que el dolor de cabeza empezó a remitir pronto pese a la cháchara.

De todas formas, su comportamiento me resultaba desconcertante. Incluso Rachel me miró con una ceja enarcada en más de una ocasión.

Tras asegurarme de que Brittany no podía oírnos, me encogí de hombros y le di la única excusa que tenía sentido para mí.

—A ella tampoco le gustan las tormentas.

Mi explicación pareció satisfacer su curiosidad.


A eso de las diez, la tormenta amainó un poco y los truenos se espaciaron bastante, alejándose, aunque la lluvia seguía golpeando los cristales.

Rachel se puso en pie.

—Voy a ponerme los auriculares, a subir el volumen de la música y a cubrirme los ojos con un antifaz. A lo mejor consigo quedarme dormida antes de que la tormenta arrecie de nuevo.

Brittany también se levantó.

—¿Seguro que vas a estar bien? Puedo dormir en el diván para que no estés sola.

Rachel negó con la cabeza y la besó en la mejilla.

—Estaré bien. Saber que están al otro lado del pasillo me calmará. No puedo estar sola, nada más. Normalmente, mis padres se quedan conmigo si Quinny no está. Sam y Mercedes están tan liados con los niños que detesto molestarlos. Han sido mi salvación esta noche—se inclinó y me besó en la mejilla—Gracias, Santana. Sé que ya estás harta de verme en el trabajo. Te lo agradezco de verdad.

—Sin problemas.

—Si me necesitas, solo tienes que venir a buscarme—se ofreció Brittany.

—Intentaré no hacerlo.

Subió las escaleras, dejándonos a solas a Brittany y a mí.

Analicé su lenguaje corporal. Decir que estaba tensa era quedarme muy corta.

Si se tensaba un poco más, sería ella quien acabase con dolor de cabeza.

—Oye…

Se sobresaltó y me miró con los ojos como platos.

—¿Qué pasa?

—Nada. ¿Por qué lo preguntas?

Resoplé.

—No has parado en toda la noche.

Siguió revoloteando por la habitación, ordenando unos documentos que ya estaban más que ordenados, apilando los periódicos que yo intentaba leer y recogiendo los vasos para llevarlos a la cocina.

—No sé a qué te refieres. ¿Tienes hambre?

—No.

—Puedo prepararte un sándwich.

—No.

—¿Quieres café? He comprado descafeinado. ¿O mejor una tostada o algo así? No has cenado mucho.

—Brittany—le advertí, con un deje impaciente en la voz.

Soltó los vasos que tenía en las manos.

—Me voy a la cama—salió corriendo escaleras arriba, dejándome más confundida si cabía.



La seguí poco después, aunque dejé un par de luces encendidas por si Rachel necesitaba levantarse y moverse por el piso.

Lo único que me faltaba era tener que llamar a Quinn para decirle que su mujer se había caído por las escaleras de noche y que había tenido que llevarla al hospital.

A Will y a Emma tampoco les haría mucha gracia.

La lluvia estaba arreciando y la tormenta cogía fuerza de nuevo. Me pregunté si alguna de las tres conseguiría dormir durante esa extraña noche.

Una vez arriba, entré en mi dormitorio y cerré la puerta.

El bultito que vi debajo de la ropa de cama me recordó que no dormiría sola esa noche. Brittany estaba acurrucada bajo el edredón, pegada al borde del colchón todo lo que le era posible sin caerse al suelo.

De repente, entendí su extraño comportamiento.

Íbamos a compartir cama esa noche y estaba nerviosa. Una extraña sensación, ternura, me abrumó.

Mientras la observaba esa noche, me había dado cuenta del alma tan bondadosa que debía de tener.

Había perdido a sus padres, había sobrevivido a lo que no me cabía la menor duda de que fue una época espantosa después de su muerte, aunque no me había contado muchos detalles.

Nunca hablaba de la época en la que vivió en las calles, un tiempo que debió de ser espantoso.

Me soportaba, cuidaba a Penny y no dudaba a la hora de ayudar a un amigo, aunque tuviera que alterar toda su vida para hacerlo… y todo lo hacía con una sonrisa cariñosa.

Era increíble.

Encontré unos pantalones de pijama y una camiseta. Prefería dormir en ropa interior, pero no quería incomodar más todavía a Brittany.

Después de cambiarme, me metí en la cama a su lado y esperé a que dijera algo.

Me recibió el silencio.

Me incorporé sobre un codo y miré por encima de su hombro al tiempo que le apartaba el pelo de la cara. No habló ni se movió, y mantuvo los ojos cerrados con fuerza.

Sin embargo, su pecho se agitaba demasiado deprisa para estar dormida. Me incliné sobre ella y le hablé al oído.

—Estás fingiendo—susurré.

Se estremeció y ocultó la cara en la almohada todavía más. Le besé el hombro desnudo y se lo cubrí con el cobertor.

—Tranquila, Brittany. Me comportaré como una perfecta dama.

Rodé hasta el otro lado de la cama, apagué la luz y me quedé tumbada, oyendo sus jadeos, cortos y nerviosos.

Debería haberme sentido rara por tenerla en mi cama; pero, por algún motivo, no me resultaba desagradable. Sentía su calidez y captaba su dulce perfume.

Eso sí, parecía que a la cama le pasaba algo.

Tardé un momento en darme cuenta del motivo. Había una vibración constante, lo justo para que el colchón se moviera. Volví la cabeza y miré el bultito acurrucado que formaba.

Estaba temblando.

¿Tanto miedo me tenía?

Me tumbé de costado y la rodeé con un brazo, pegándola a mi cuerpo. Brittany soltó un chillido sorprendido y se tensó.

No paraba de temblar, y tenía las manos heladas cuando me aferró el brazo.

—Brittany, ya vale—susurré—No voy a hacer nada.

—No es eso. Bueno, no solo eso.

—¿Es por la tormenta?

—Es… es el viento—confesó—Detesto ese aullido.

La pegué todavía más a mi cuerpo y sentí que un escalofrío la recorría por entero.

—¿Por qué?

—La noche que murieron mis padres hubo una tormenta. Como la de hoy. Muy fuerte. El viento zarandeaba el coche como si fuera una pluma. Mi papá perdió el control y el coche volcó.

El corazón empezó a latirme muy deprisa.

—¿Estabas con tus padres aquella noche?

—Estaba en el asiento trasero. Cuando pasó, las ventanillas reventaron y el viento sonaba muy fuerte, y yo tenía mucho miedo. Perdía la consciencia a ratos, pero tenía mucho frío y oía cómo el viento aullaba… No paraba nunca—continuó en voz más baja—Sabía que estaban muertos, y yo estaba sola, atrapada.

Se me formó un nudo en la garganta al percatarme del dolor de su voz.

Nunca me lo había contado hasta ese momento.

—¿Estabas herida?

En silencio, me cogió la mano y se la llevó al muslo. Bajo la fina tela del camisón, sentí la larga e irregular cicatriz que le recorría la cara externa del muslo.

—Acabé con una conmoción cerebral y la pierna aplastada cuando el coche volcó. Necesité dos operaciones, pero sobreviví—carraspeó—Por eso a veces tropiezo o pierdo el equilibrio. La pierna me falla.

Recordé todas las veces que me había burlado de ella, que había puesto los ojos en blanco mientras la veía levantarse con mucho trabajo.

La vergüenza, furiosa y lacerante, hizo que la abrazara con más fuerza y que le enterrase la cara en el cuello.

—Lo siento, cariño.

—No es culpa tuya.

—No. Siento que hayas tenido que pasar por todo eso, pero no me disculpaba por ese motivo.

—Ah—profirió ella, que entendió por qué me disculpaba—En fin, no lo sabías.

—Pero tampoco me molesté en preguntar, ¿verdad?

—Supongo que no.

Las palabras que salieron de mi boca a continuación me sorprendieron.

—Te pido que me perdones.

—Ya lo he hecho.

La insté a ponerse boca arriba y, desde arriba, la miré a la cara en la oscuridad. Los relámpagos iluminaban su rostro, blanco como el papel, y las lágrimas que brillaban en sus ojos.

—Perdóname por todo, Brittany.

—Ya lo he hecho.

—¿Cómo?—susurré—¿Cómo es posible que puedas perdonar con tanta facilidad? ¿Cómo soportas estar conmigo siquiera?

—Porque te estás esforzando.

—¿Tan sencillo es para ti? ¿Me esfuerzo un poquito y tú me perdonas?

—Tenía que perdonarte para poder hacer esto contigo.

—Para asegurarte de que Penny recibe los cuidados que necesita.

Con gesto titubeante, levantó una mano, me la colocó en la cara y me acarició la mejilla con los dedos.

—Era uno de los motivos.

—¿Y cuál era el otro?

—Vi algo… el día que me hablaste de la reunión con Will. Vi otra faceta de ti. Creía que…

—¿Qué creíste?—pregunté al ver que dejaba la frase en el aire.

—Creía que si te ayudaba a alejarte del ponzoñoso ambiente de Tanaka Inc., a lo mejor podrías encontrar a la verdadera Santana.

—¿A la verdadera Santana?

—Creo… creo que eres más de lo que permites que la gente vea. Más de lo que te permites ver a ti misma. Con el paso del tiempo, veo cómo la verdadera Santana va saliendo a la luz.

Me incliné hacia ella para disfrutar de la caricia mientras asimilaba sus palabras. Enrosqué un mechón de su pelo en mis dedos y me deleité con su tacto sedoso.

—¿Cómo es mi verdadero yo?—pregunté en voz baja, casi suplicante.

Quería conocer sus sentimientos… lo que pensaba de mí.

—Fuerte, cariñosa. Competente. Con talento—hizo una pausa y suspiró—Amable.

—Ves cosas que no existen.

—No, sí que existen. Pero todavía no estás preparada para verlas. Ya las verás—me aseguró.

La miré fijamente, maravillada.

«Bondadosa» se quedaba corto para describir su alma. Cortísimo. No estaba segura de conocer una palabra que sirviera.

¿Tal vez angelical?

Fuera lo que fuese, fuera lo que fuese ella, no me merecía su perdón ni la buena opinión que tenía de mí… y mucho menos la merecía a ella.

Una fuerte racha de viento sacudió los ventanales y la lluvia, furiosa, azotó con sus gotas los cristales. Brittany se tensó y desvió la mirada hacia el ruido.

Me incliné y la besé.

Fue un beso tierno, apenas un roce de nuestros labios. Los suyos se estremecieron, sumisos, bajo mi postrada e indigna boca. La besé con la delicadeza con la que debería haberle hablado en todo momento.

Cambié de postura y la acuné contra mi pecho.

—Duérmete, cariño. Estás a salvo. Nada te hará daño, te lo prometo.

—Nunca he dormido con alguien así, Santana.

La besé de nuevo en el cuello y quise que comprendiera, que supiera algo de mí que me hiciera merecedora de la fe que me tenía.

—Yo tampoco, Brittany. Eres la primera mujer que he tenido conmigo en esta cama.

—Ah… ah…

Sonreí contra su piel.

—Nunca he dejado que nadie se quede aquí. Es mi santuario. Solo mío—la abracé con más fuerza—Y ahora puede ser el tuyo. Duerme. Yo te protejo—cerré los ojos y me relajé contra su calidez.

Nuestros cuerpos estaban pegados desde el pecho a las caderas, y nuestras pieles buscaron, y encontraron, algo en la otra.

Consuelo.



Susurros.

Oía susurros al despertarme, calentita… casi demasiado calentita.

Estaba rodeada por el calor y por algo que olía de maravilla.

La almohada me hizo cosquillas en la nariz y la fruncí en un intento por contener el picor antes de acurrucarme todavía más en su suavidad.

Mi almohada se echó a reír y los susurros empezaron de nuevo.

Me obligué a abrir los ojos. La luz era tenue y el cielo seguía encapotado en el exterior.

Levanté la cabeza y me topé con la mirada risueña de Rachel, que estaba sentada en el suelo junto a la cama, con una taza de café en la mano.

—Buenos días—me saludó con una mueca burlona.

—¿Tan fuerte ha sido la tormenta que has tenido que esconderte aquí?

—Vine en busca de Brittany, pero no ha podido escapar de tus garras, así que nos estamos tomando el café aquí mismo—se burló.

Bajé la vista y me di cuenta de que tenía razón.

Envolvía a Brittany tanto como me era posible. Cada centímetro de mi cuerpo tocaba el suyo.

Tenía una mano enredada en su pelo y la otra la pegaba a mí como un barrote de acero.

Teníamos las piernas entrelazadas y mis caderas estaban justo en su culo. Un culo duro y cómodo, que parecía el paraíso para.

Estaba húmeda y excitada hasta la muerte.

Le enterré la cara en el cuello y me maravillé de lo natural que me parecía despertarme así con ella.

—Largo, Rachel—mascullé.

Brittany intentó apartarme el brazo.

—Suéltame.

La besé en el cuello y me encantó el estremecimiento que le provoqué. A diferencia de los temblores aterrados de la noche anterior, esa mañana se estremecía de placer.

Le recorrí la espalda e hice que arqueara el torso y que su culo se pegara más a mí.

—Cinco minutos, Rachel. Dame cinco minutos—añadí con voz ronca.

Me bastaría con dos.

La aludida se levantó entre carcajadas.

—No me digas—resopló—Las veo abajo.

En cuanto la puerta se cerró, le di la vuelta a Brittany y pegué la boca a la suya. La besé con brusquedad, con la necesidad de sentir sus labios contra los míos. Le acaricié la lengua y recorrí el contorno de sus labios, atormentándola, aunque estaba desesperada.

Me aparté, jadeando.

—Me estás matando.

—Estaba dormida—protestó—¡Dormida!

—Me encanta estar así—me froté contra su cadera—Dios, Brittany.

Puso los ojos como platos. El atisbo de miedo que vi perforó la burbuja de lujuria que me abrumaba.

«¿Qué narices estoy haciendo?», pensé.

Me aparté de ella con el pecho jadeante. Me cubrí la cara con un brazo.

—Baja, anda. Necesito una ducha. Una ducha muy fría y larga.

—Lo siento.

—Tranquila—gemí, pero la sujeté del brazo—Espera. No te vayas todavía. Quédate… quédate un poco más. No quiero que Rachel crea que me… esto… que me falta resistencia.

Abrió la boca, pero no emitió sonido alguno.

Levanté un brazo y abrí y cerré la mano mientras la fulminaba con la mirada.

—Te juro que empiezo a padecer el síndrome del túnel carpiano. Al final tendré que pasar por el quirófano.

Brittany se echó a reír.

Sus hombros se sacudían mientras enterraba la cara en la almohada y las risas se convertían en carcajadas. La cama se estremeció con la fuerza de sus sacudidas.

Contuve la sonrisa que mis labios amenazaban con esbozar.

—No es para tomárselo a risa.

No dejó de reír y yo empecé a hacerlo.

Me tumbé sobre ella adrede y dejé que mi sexo le rozara el cuerpo. Le levanté la cabeza de la almohada. Tenía las mejillas coloradas y los ojos, brillantes.

La volví a besar.

—Tenemos que hablar sobre la idea de expandir nuestros límites. Antes de que explote.

La dejé ahí tendida, sin habla.

Pero estaba sonriendo.

Y no había dicho que no.






********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5579
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Epílogo

Mensaje por micky morales el Jue Feb 15, 2018 8:21 pm

Son tan lindas, me encantan y lo mejor de todo, se estan enamorando y aun no se han dado cuenta!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6981
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Jue Feb 15, 2018 9:08 pm

hola morra,..

definitivamente britt ve mas aya de lo que san cree!!!
me encanta cuando estan juntas!!!
ya no hay un no!!!

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5589
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Epílogo

Mensaje por Isabella28 el Vie Feb 16, 2018 3:25 am

Me encantan son tan lindas juntas, y ya se aman.
avatar
Isabella28
*******
*******

Mensajes : 403
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Epílogo

Mensaje por TheJadeDiaz el Vie Feb 16, 2018 5:56 pm

San ya anda Como Los Gatos en Celos no creo que agunte mucho sin provar a Britt jaja ya se dio cuenta que lo desea y mucho
avatar
TheJadeDiaz
**
**

Femenino Mensajes : 86
Fecha de inscripción : 12/04/2014
Edad : 19
El mundo de Brittany Blake


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Vie Feb 16, 2018 7:27 pm

micky morales escribió:Son tan lindas, me encantan y lo mejor de todo, se estan enamorando y aun no se han dado cuenta!!!!!




Hola, sii!!!! a mi tmbn!!!! SI!!! eso es lo mejor de lo mejor! a ver quien lo reconoce primero¿? o se da cuenta xD Saludos =D






3:) escribió:hola morra,..

definitivamente britt ve mas aya de lo que san cree!!!
me encanta cuando estan juntas!!!
ya no hay un no!!!

nos vemos!!!



Hola lu, esk esa rubia no es de este planeta, y si lo es, es una de cinco...o menos =/ A mi tmbn!!!! son tan lindas! jaajjaajaj xD jaajjajaj. Saludos =D





Isabella28 escribió:Me encantan son tan lindas juntas, y ya se aman.



Hola, siii!!! a mi tmbn!! son perfectas! ajjaajaj. SI! solo tienen q darse cuenta y decirlo y estamos listos! jaajajjaj. Saludos =D





TheJadeDiaz escribió:San ya anda Como Los Gatos en Celos no creo que agunte mucho sin provar a Britt jaja ya se dio cuenta que lo desea y mucho



Hola, XD jaajajajajajaj ajajajaj esk quien podría con esa rubia¿? Mmm vamos avanzando en esta realcion ajajaj. Saludos =D




avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5579
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Cap 21

Mensaje por 23l1 el Vie Feb 16, 2018 7:29 pm

Capitulo 21


Santana


Mientras desayunábamos, Rachel recibió una llamada de Quinn que le dijo que no regresaría hasta el domingo.

Dado que las tormentas continuaban, le aseguramos que podía quedarse ese día en casa hasta que su esposa la recogiera al día siguiente.

No había alternativa.

Además, lograba hacer reír a Brittany, y me gustaba oír el sonido de su risa.

Quería oírla con más frecuencia.

Las tres fuimos a ver a Penny acompañadas por los truenos lejanos de la tormenta.

Insistí en que el menú consistiera en hamburguesas de queso, y solté que acostumbraba a llevarle una a Penny a escondidas.

Brittany se sorprendió al descubrir todas las visitas que yo había hecho sin que ella se enterara. En sus ojos brilló el agradecimiento mientras se ponía se acercaba para besarme, un gesto que me pilló por sorpresa.

Tiré de ella para estrecharla contra mí, aprovechándome del hecho de tener a Rachel de audiencia, y la besé hasta que estuvo colorada y avergonzada.

Rachel me miró y me guiñó un ojo mientras yo aceptaba la pesada bolsa de las hamburguesas con una enorme sonrisa.

Penny estaba silenciosa pero lúcida cuando llegamos. Se echó a reír cuando le dije que llevaba uvas para Joey. Al pájaro le gustaba picotearlas y yo no tenía que cortar nada, ni tenía que sobornar a Tina a fin de que lo hiciera por mí.

La tienda de bombones donde compraba seguramente habría tenido un aumento en las ventas durante las últimas semanas, y el personal de la residencia estaba deseando que apareciera por la puerta para ver qué llevaba en cada ocasión.

Nunca los decepcionaba.

Rachel estaba casi recuperada, volvía a ser una mujer alegre y habladora, y entretuvo a Penny con las historias de su familia.

Eso me ofreció la oportunidad de sentarme y observar a Brittany con Penny.

Estaba a su lado y le había cogido la mano. De vez en cuando, le acariciaba una mejilla o le pasaba la mano por la frente para apartarle algún mechón suelto mientras hablaba o se reía.

Bromeaba con Penny y la animaba a comer. También le puso una servilleta al cuello mientras la reñía por mancharse. Penny le pellizcó la nariz a modo de respuesta.

—Deja de ser tan marimandona, Britt.

—Sí que lo es—murmuré—Se pasa todo el día dándome órdenes.

—Es mi venganza—susurró ella.

—¡Para eso están las esposas!—exclamó Rachel con una carcajada.

Brittany y yo nos quedamos heladas.

No le habíamos dicho a Penny que nos habíamos casado.

Nuestras miradas se encontraron por encima de la cabeza de la anciana, sin saber muy bien qué hacer.

Penny se enderezó en la silla y dejó de comer. Nos miró a una y a otra.

—¿Se han casado?—se volvió hacia Brittany—¿Se han casado sin decírmelo? ¿Britt, estás embarazada?

Brittany negó con la cabeza.

—No, Penny, no estoy embarazada.

—¿Santana lo está?

—No, Penny, ella tampoco lo está.

—Pero se han casado.

—Sí.

Penny me miró y apartó la bandeja del almuerzo.

—Me gustaría hablar con mi hija en privado.


Caminé de un lado a otro del pasillo sin dejar de mirar la puerta cerrada. Gemí al tiempo que me dejaba caer contra la pared y apoyaba la cabeza en la dura superficie.

—Santana, lo siento mucho—se disculpó Rachel—No imaginaba que Penny no lo sabía. Ni siquiera se me ocurrió la posibilidad de que no se lo hubieran dicho.

—Por supuesto que no.

—¿No lo sabía? ¿No es una cuestión de que lo haya olvidado?

Quise mentirle y responderle que se lo habíamos dicho a Penny. Que la culpable era la enfermedad, no nosotras. Pero me estaba cansando de tantas mentiras.

Me alejé de la pared y me froté la nuca.

—Brittany tuvo una adolescencia muy dura. Su historia es complicada, pero debería ser ella quien te la contara. Penny lo es todo para ella y solo trataba de protegerla.

Rachel asintió con la cabeza y esperó a que yo continuara.

—Fui yo la instigadora. Yo la perseguí. He sido yo la que ha forzado la relación desde el primer momento. Al principio, ella no quería que conociera a Penny, hasta estar segura—me di un tirón del mechón de la frente—Yo forcé la situación y vine a ver a Penny sin su permiso. Quería saber más sobre la mujer que había ayudado a Brittany. Yo forcé la situación. Me casé con ella a la carrera, para que no cambiara de opinión. A Brittany la preocupaba la idea de que Penny pensara que era todo muy precipitado, así que decidimos no decirle nada durante un tiempo y dejar que Penny se acostumbrara a mí.

—Y yo he metido la pata.

Me encogí de hombros.

—Deberíamos haberle echado valor y habérselo dicho nosotras. La culpa es nuestra.

La puerta se abrió y salió Brittany.

—San, ¿puedes entrar?

—Mierda—murmuré—Si no salgo de una pieza, cuida a Brittany por mí.

Rachel esbozó una sonrisa compasiva y me dio unas palmaditas en el hombro.

Brittany me puso una mano en un brazo.

—Lo siento.

Le di un apretón en los dedos.

—Tranquila—entré en la habitación con Brittany detrás.

Me había enfrentado a clientes furiosos en el trabajo.

Había aguantado el tipo en salas de conferencias llenas de rostros poco amigables que esperaban que mi presentación fuera un fracaso.

Había afrontado esas situaciones sin despeinarme.

Sin embargo, me descubrí sudando delante de esa anciana de gesto adusto y tomando a mi mujer de la mano, como si fuera un talismán.

Penny me miraba fijamente.

—Te has casado con mi Britt.

—Sí.

—Sin mi permiso.

—Sí.

—¿Por qué?

—Nunca lo había hecho. No sabía que debía preguntar antes…

Penny agitó una mano.

—A veces eres un poco lenta, ¿verdad, jovencita?

Tragué saliva.

—¿Cómo dices?

—¿Por qué te has casado con ella?

—Porque no podía vivir sin ella.

—¿Y por qué no me lo has dicho nunca?

No sabía qué le habría dicho Brittany, pero intuí que no debía alejarme mucho de la verdad.

Me agaché para quedar a la altura de sus ojos.

—Me casé con ella a la carrera porque no quería perderla. La necesitaba en mi vida. Nos preocupaba que no aprobases nuestra unión, pero esperaba que si llegabas a conocerme bien, tal vez aceptaras la idea de que se casara conmigo.

—Es demasiado buena para ti.

Me eché a reír porque era cierto.

—Lo sé muy bien.

—Deberías haberme preguntado antes.

—Tienes razón, debería haberlo hecho. Lo siento.

—Dice que es feliz.

—Yo también lo soy—miré de reojo a Brittany, sorprendida porque era verdad—No deja de asombrarme.

Penny sorbió por la nariz.

—Espera y verás. Todavía no has visto nada.

—Me lo imagino.

La anciana frunció los labios.

—No pienso quitarte el ojo de encima.

—Lo tendré en cuenta.

—Muy bien. Me debes una tarta.

—¿Una tarta?

Brittany se acercó y colocó una mano en mi hombro. Me percaté de que se había puesto los anillos y verlos me arrancó una sonrisa, aunque no supe por qué.

Yo nunca me había quitado la alianza y Penny nunca me había preguntado por ella.

Sin pensar, le besé la mano y el gesto hizo que la anciana sonriera de oreja a oreja.

—Siempre celebramos las cosas buenas con una tarta.

—Así que ¿esto es bueno? ¿Yo soy algo bueno?

Penny me dio unas palmaditas en una mejilla.

—Dependo de ti para que la cuides.

—Lo haré.

—Bueno, ¿qué pasa con esa tarta?

Había una pastelería en la misma calle.

—Ahora mismo.

—De chocolate—añadió Penny.

Le di un beso en su arrugada mejilla.

—Ni que hubiera de otra clase…




Brittany entró con una taza de café en la mano que acepté, agradecida.

Le hice un gesto para que se sentara.

—¿Dónde está Rachel?

—Durmiendo. Creo que está aprovechando ahora que ha pasado la tormenta. Me da que anoche no pegó ojo.

—Yo dormí como un bebé.

Puso los ojos en blanco.

—Como un bebé pulpo.

Sonreí.

—Yo no tengo la culpa de que seas perfecta para abrazar. Hueles muy bien.

—Tus… mmm… resoplidos son más fuertes de cerca.

La miré con los ojos entrecerrados.

—Muy bonito.

Ella sonrió.

—Lo siento—su expresión se tornó seria—Siento mucho lo de esta mañana.

Me rasqué la nuca.

—Supongo que era lo que tenía que pasar.

—Es muy posible que lo olvide. Tal vez incluso tengamos otra vez la misma conversación.

—Al menos podremos alegar que ya se lo hemos dicho y tal vez no se moleste tanto.

—Supongo.

Bebí un sorbo de café.

—¿Qué te dijo?

—La preocupaba que alguna de las dos estuviera embarazada.

—No debe preocuparse por eso. Nunca—no pude evitar bromear sobre el tema—Aunque expandamos nuestros límites. No quiere decir que nos sometamos a un tratamiento de fertilización.

—¿Sabes del tema?

—Un poco. Fui hace un tiempo a una clínica para que congelaran mis óvulos por cualquier cosa.

Brittany ladeó la cabeza, confundida.

—¿No quieres tener hijos?

—Brittany, carezco de la capacidad para mantener una relación real. No tengo el menor interés en ser mamá y en traer al mundo a otra persona emocionalmente atrofiada. No sería capaz de conectar con un niño, de ahí que no tenga deseos de engendrarlos. Jamás.

—Creo que te equivocas.

—¿Que me equivoco?

—Creo que sí tienes la capacidad. Creo que podrías conectar, querer a un niño. Si quieres a la mamá.

Solté una carcajada.

—Puesto que eso no va a suceder, me remito a lo que ya te he dicho.

—¿Por qué estás tan segura de que nunca vas a enamorarte?

Empezaba a impacientarme.

—Ya te lo he dicho. El amor te debilita. Te obliga a necesitar a los demás. A depender de ellos. No voy a permitir que eso me suceda.

—A veces suceden cosas que se escapan a nuestro control.

Agité una mano.

—No en este caso. En mi futuro no hay ni amor ni niños.

—Parece muy solitario.

—Tengo mi trabajo y eso me satisface. Con eso me sobra.

Me observó un instante con el ceño fruncido.

—¿Ah, sí?

—Deja de analizarme, Brittany.

—No te estoy analizando. Solo trato de entenderte.

—No lo hagas.

—¿Por qué?

Me incliné hacia delante y apreté los puños sobre la mesa.

—No te pago para que me entiendas. Te pago para que interpretes un papel.

—Un papel que cada día se complica más.

—¿De qué estás hablando?

—¿No te cansas, San? ¿De las mentiras? Nos pasamos el día añadiendo más y más. Es como una bola de nieve que crece a medida que desciende por una ladera—suspiró—Se suponía que iba a ser algo sencillo. Yo fingiría ser tu prometida. Ahora la cosa ha ido a mayores y ha llegado a un punto en el que ni siquiera me reconozco. ¡Detesto mentir y le estoy mintiendo a todo el mundo! A Penny, a la familia Schuester, al personal de la residencia de ancianos… ¡Es una montaña enorme de mentiras!

—Es un medio para conseguir un fin. Nadie está sufriendo.

—¿Ah, no? Creo que te equivocas.

—¿Qué sabes tú si la gente sufre?—agité una mano y abarqué la estancia—Will no está sufriendo. Penny está bien cuidada. Tú vives en un sitio mejor y no tienes que trabajar. ¿Quién sufre?

Su voz se redujo a un mero susurro.

—Me siento culpable… cada día más.

—¿Por qué?

—Porque me caen bien estas personas. Me gusta Rachel. Nos hemos hecho amigas. Saber que le estoy mintiendo me molesta. Will y Emma se han portado muy bien con nosotros. Es como si los estuviera traicionando con esta farsa. La gente de la residencia de ancianos cree que estamos casadas.

—Y lo estamos—insistí—No es una farsa. Nuestro matrimonio es legal.

—Ellos creen que es real. Creen que estamos enamoradas. Y Penny… nunca tuve la intención de que Penny se enterara. A ella sí que no quería mentirle. Y eso es lo que más detesto, haber tenido que mentirle a ella.

—Sabes que seguramente lo olvidará.

Brittany puso los ojos en blanco.

—Sigue siendo una mentira. Tina y los demás se lo recordarán constantemente para que no se le olvide. Y además están Quinn, Sam, Mercedes…—resopló, exasperada—La lista sigue.

Me encogí de hombros al tiempo que tamborileaba con los dedos sobre la mesa.

—Es más complicado de lo que pensaba, lo admito. Hasta Kitty cree que he cambiado. El otro día me felicitó por haber encontrado por fin mi «lado humano» mientras jugábamos al tenis.

—¿No te molesta? ¿No te molesta la cantidad de personas que se están viendo afectadas por esta mentira? ¿La gente que se verá afectada cuando acabe?

—Brittany, deja de exagerar. Los divorcios están a la orden del día. El mundo sigue. Ya nos encargaremos de los detalles cuando creamos que ha llegado el momento.

—Y, mientras tanto, seguimos mintiendo.

Ya estaba harta de esa conversación absurda. Me froté la cabeza y fruncí el ceño.

—Sí. Seguimos mintiendo. Todavía te estoy pagando, así que sigue siendo un trabajo. Serás mi mujer hasta nuevo aviso. Así que tendrás que seguir interpretando el papel. Tendrás que fingir que te gusto. Profundiza un poco más e imagina que me quieres. Haz lo que sea necesario para mantener la «farsa», tal y como tú la llamas.

Se puso en pie, meneando la cabeza.

—Ese es el problema, San. Que no siempre tengo que fingir que me gustas. Cuando dejas de comportarte como una gilipollas, eres una mujer decente. Respondes a la gente. Eres amable y generosa con Penny. Por algún motivo, cuando estás con ella, se te olvida que eres esa gilipollas que demuestras ser con el resto del mundo. A veces, hasta se te olvida cuando estás conmigo—su expresión era triste y su voz, abatida—A veces se me olvida que te caigo mal y creo que somos amigas de verdad—echó a andar hacia la puerta, se detuvo y miró hacia atrás—Me gustan esas ocasiones. Hacen que el resto del día sea más fácil de sobrellevar.

Y después salió, dejándome pasmada.







********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5579
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Vie Feb 16, 2018 10:10 pm

hola morra,..

san cuando quiere es un dolor de ovarios,...
me encanta cuando estaban con penny!!!
a ver que hace san sabiendo que britt no finge que si la quiere!!!

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5589
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Epílogo

Mensaje por monica.santander el Vie Feb 16, 2018 10:31 pm

Hola!!!! La verdad es que San hace uno bien y se manda dos para atras!! !
Saludos
avatar
monica.santander
-*-*-
-*-*-

Femenino Mensajes : 4405
Fecha de inscripción : 26/02/2013
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Epílogo

Mensaje por Isabella28 el Vie Feb 16, 2018 10:59 pm

Tuve la sensación de que rachel escucho la conversación, me puse toda tensa.
avatar
Isabella28
*******
*******

Mensajes : 403
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Epílogo

Mensaje por micky morales el Sáb Feb 17, 2018 6:26 am

Santana me saca de mis casillas con el "te estoy pagando" es cierto lo que dice Britt, la mentira no es buena!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6981
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Sáb Feb 17, 2018 7:56 pm

3:) escribió:hola morra,..

san cuando quiere es un dolor de ovarios,...
me encanta cuando estaban con penny!!!
a ver que hace san sabiendo que britt no finge que si la quiere!!!

nos vemos!!!




Hola lu, pff la vrdd esk si ¬¬ SI!, saca lo mejor de la morena y obvio, britt siempre lo es jajajajaj. Mmmm interesante, interesante...Saludos =D





monica.santander escribió:Hola!!!! La verdad es que San hace uno bien y se manda dos para atras!! !
Saludos



Hola, ajajajaja XD jaajajajajajaj la vrdd esk si xD sera q no aprende¿? Saludos =D





Isabella28 escribió:Tuve la sensación de que rachel escucho la conversación, me puse toda tensa.



Hola, =O dices tú¿? =O nonononono no sería para nada bueno =/...del todo xD Y lograste q yo tmbn =/ Saludos =D






micky morales escribió: Santana me saca de mis casillas con el "te estoy pagando" es cierto lo que dice Britt, la mentira no es buena!!!!





Hola, o no¿? ¬¬ lo tiene pegado o q¿? Nooo, tienes pies cortas =/ Saludos =D



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5579
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Cap 22

Mensaje por 23l1 el Sáb Feb 17, 2018 7:57 pm

Capitulo 22



Santana


Brittany estuvo callada el resto de la noche.

Empezó a llover de nuevo a intervalos hasta que se profundizo a eso de medianoche.

Rachel se percató del tenso ambiente e intentó ser discreta. En un momento dado, me preguntó si Brittany estaba bien.

—Hemos… esto… hemos discutido—admití.

Las parejas discutían, de modo que mi respuesta… parecía plausible.

—¿Por lo de antes?

—Sí.

No le aclaré por qué había sido exactamente. Dejé que pensara que era por lo sucedido con Penny.

—¿Quieres que me vaya?

—No, tranquila.

—No se acuesten enfadadas. Háblenlo—me animó—Me iré pronto a la cama y respetaré su intimidad.

Como no sabía qué responder, asentí con la cabeza.

No tenía la menor idea de qué decirle a Brittany, pero en cuanto Rachel subió las escaleras, ella la siguió.

Esperé un rato, apagué la tele y me reuní con ella en mi dormitorio. Ya estaba acostada, acurrucada, pegada al borde del colchón.

Me preparé para acostarme y me tumbé junto a su cálido cuerpo. Titubeé antes de extender un brazo para pegarla a mi torso.

—No te enfades conmigo.

—No estoy enfadada, estoy triste—suspiró.

—No puedo cambiar mi forma de ser.

Se dio la vuelta en la oscuridad para mirarme a la cara.

—Creo que, en ciertos aspectos, ya has cambiado.

—Es posible—admití—Aun así, lo que siento por ciertas cosas no ha cambiado, y los hijos y el amor son algunas de ellas.

—Todo es blanco o negro contigo.

—Tiene que serlo. Así es como me enfrento a la vida.

—Te pierdes muchas cosas.

Le acaricié una mejilla con un dedo, recorriendo su suave piel en la oscuridad. Sentí la humedad y supe que había estado llorando. Me inquietó pensar que hubiera estado ahí tumbada, alterada.

—Brittany…—empecé.

—¿Qué? —susurró.

—Sé que esto se ha complicado, que ha crecido. Sé que eres mejor persona que yo y eso te preocupa. No esperaba que los Schuester formasen parte de nuestra vida más allá del trabajo. No había planeado conocer a Penny y encariñarme con ella. Ya no podemos hacer nada más que seguir la corriente. No puedo cambiar mi forma de ver las cosas porque son mis creencias. Pero hay algo en lo que te equivocas.

—¿El qué?

Apoyé la mano en su cara y la acerqué más a la mía.

—No me caes mal. Todo lo contrario. Me arrepiento de todas las palabras crueles, de todos los malditos recados inútiles y de todos los trabajos sucios que te ordené hacer. Creo que eres muy valiente por acceder a hacer esto conmigo y los motivos que te impulsaron a hacerlo me sorprenden. Eres desinteresada y amable, y el hecho de que te hayas convertido en alguien tan importante para mí demuestra lo especial que eres.

Las lágrimas comenzaron a resbalar por sus mejillas. Gruñí, incapaz de soportar más emociones por ese día.

—Joder, rubia—mascullé con tono juguetón—, Intento ser amable y te echas a llorar. Me rindo. Seguiré siendo una capullo.

Me dio unas palmaditas en la mano.

—No, tranquila. Ya paro—sorbió por la nariz—No me lo esperaba. Eso es todo.

—Estoy intentando disculparme.

Levantó la cara y me rozó los labios con los suyos.

—Disculpas aceptadas.

Enterré las manos en su pelo y la abracé con fuerza. Pegué nuestras bocas, ansiosa por saborearla de nuevo. Respondió con un largo suspiro, y su cálido aliento se derramó por mi cara.

Pasó un buen rato mientras nos besábamos, mientras nuestras lenguas se atormentaban.

El deseo creció entre nosotras, lento y poderoso, y mi cuerpo palpitaba por la necesidad.

Me aparté con un gemido para mirarla. Tenía los labios hinchados y respiraba con dificultad. Le acaricié el labio inferior con un dedo.

—Brittany—susurré con voz ronca mientras le acariciaba una pierna desnuda con la mano.

Levantó la cabeza y, justo cuando nuestras bocas volvían a encontrarse, lo oímos.

Un trueno inesperado seguido por un estruendo en la habitación de invitados y un chillido.

Gemí y apoyé la cabeza en su hombro.

—Mierda con Rachel, ¡otra vez!

Soltó un buen suspiro.

—Joder, vaya… Creo que ha roto mi dichosa lámpara. Con lo que me gustaba.

Me eché a reír por el inusual exabrupto. Me aparté de ella y me cubrí la cara con un brazo.

—Anda, ve a ver qué ha hecho tu amiga ahora.

Se bajó de la cama y titubeó.

La tenue luz de la luna resaltaba su figura a través del delicado camisón. Había ganado algo de peso y su cuerpo empezaba a tener curvas. Con el pelo alborotado por encima de un hombro y los ojos dilatados por el deseo, parecía muy sexi.

Sexi de narices, la verdad.

—Vete—gruñí—Si no te vas, no me hago responsable de lo que pase.

Se dio media vuelta y echó a andar hacia la puerta a toda prisa.

—Brittany—la llamé.

Se volvió con la mano aún en el pomo de la puerta.

Seguí hablando con voz más dulce.

—Si ha roto la lámpara, te compraré una nueva.

Esbozó una sonrisa deslumbrante.

—De acuerdo.

Me dejé caer en el colchón.

¿Qué narices estaba haciendo?

Era la segunda vez ese día que había deseado tirármela con desesperación… a la mujer de la que en otro tiempo quise deshacerme.

En ese momento, estaba por todas partes.

En todos los aspectos de mi vida.

En mi cama.

¿Lo más raro de todo?

Que no me importaba en absoluto.




—Brittany, el sirope es un aderezo. No un grupo alimenticio propio.

Levantó la vista de su plato, pero ya negaba con la cabeza.

—Hay que llenar cada agujerito de sirope, San. Es una regla.

Resoplé mientras me llevaba la taza a los labios.

—Estás ahogando el gofre. Hay más sirope que comida en tu plato.

—Así está mejor.

Gemí.

—¿Y también le echas beicon?

Ronroneó con la boca llena.

—Perfecto.

Rachel se echó a reír mientras atacaba su desayuno.

—¿No te gusta el sirope, Santana?

—Le he echado una cantidad razonable. También quiero saborear el gofre.

Brittany me ofreció un trocito del suyo.

—Pruébalo.

—No.

—¿Por favor?

Pinché con el tenedor un trocito de mi gofre, que estaba demasiado seco.

—Solo si tú pruebas el mío.

Nos dimos de comer la una a la otra.

Su trocito estaba chorreando de sirope y mantequilla, demasiado dulce para lo que yo estaba acostumbrado. Hice una mueca.

—Está asqueroso.

Ella sonrió.

—Mejor que el tuyo—bajó la vista y soltó un taco—Mierda, me he manchado la camisa de sirope. Perdónenme—salió a toda prisa de la cocina.

Esperé a que se hubiera ido para coger el bote del sirope y echarle más a mi gofre.

Rachel se echó a reír de nuevo.

—Son una monada. ¿Nunca han comido gofres juntas?

Tuve que improvisar.

—No, Brittany siempre hace tortitas. Le compré la sartén para gofres como regalo de bodas.

Rachel me miró boquiabierta.

—¿Le compraste una sartén para gofres como regalo de bodas?

—¡Quería una!

—Por el amor de Dios, Santana, te queda mucho que aprender sobre el romanticismo.

—Ella me entiende.

Rachel cogió su taza de café.

—Mmm. A lo mejor la sartén para gofres fue el mejor regalo.

La fulminé con la mirada.

—¿Cuándo vuelves a casa?

Ella sonrió con sorna.

—Quinny volverá pronto.

—Bien.

Me dio una palmadita en el brazo y me guiñó el ojo con expresión traviesa.

—Anoche interrumpí su reconciliación. Lo siento. El trueno me pilló desprevenida.

—No tengo ni idea de lo que hablas.

—Claro que no. Brittany siempre tiene ese aspecto… desaliñado.

Esbocé una sonrisa ladina.

Sí que tenía aspecto desaliñado cuando salió del dormitorio la noche anterior.

Le guiñé un ojo a Rachel.

—Nos queda el resto del día para retomar la reconciliación. O repetirla.

Puso los ojos en blanco y masculló algo acerca de latinas y sangre caliente.

Yo seguí devorando mi gofre, que estaba cubierto de sirope.




Salí del despacho en busca de Brittany.

Rachel se había marchado a media tarde y luego había estado ocupada con el trabajo, tras lo cual tuve que llamar a Will.

Oí ruidos al final del pasillo y fui a investigar. La puerta del dormitorio más pequeño estaba abierta. Yo usaba esa estancia como almacén en ese momento.

En otro tiempo, hubo una cama que usaba para mis invitadas y las actividades posteriores a la cena, dado que nunca las llevaba a la planta alta.

Me había deshecho de la cama cuando Brittany se mudó… solo quedaban cajas y archivadores.

Me apoyé en el marco de la puerta y la observé unos minutos con una sonrisa indulgente en los labios.

—¿Qué haces?

Señaló unas cuantas fotos enmarcadas.

—Tienes algunas fotografías muy bonitas.

—No sabía dónde ponerlas.

—Quedarían geniales en el salón—sacó unas fotos de la caja que había estado registrando—Estas son preciosas… es una pena tenerlas guardadas.

Le tendí la mano y me pasó el montón de fotos. Las revisé con cierta vergüenza.

—Las hice yo.

—¿En serio?

—Sí. Tuve una fase en la que intenté ser fotógrafa. No me duró mucho—se las devolví—Era malísima.

—Bueno, yo creo que son estupendas.

—Quédatelas.

—¿Tienes los negativos?

Negué con la cabeza.

—Todas digitales. En una de esas cajas está mi cámara y todas las tarjetas de memoria.

—Vale.

—Oye, Will ha llamado. Quiere que lo acompañe en un viaje fuera de la ciudad para ver a un cliente. Creo que se siente culpable porque Quinn ha ido las dos últimas veces.

—¿Cuándo te vas?

—Mañana.

—¿Cuánto tiempo estarás fuera?

—Ese es el problema. Estaré fuera hasta el jueves, lo que quiere decir que me perderé el martes con Penny.

Esbozó una sonrisa traviesa.

—Sin problemas… puedo saltarme la clase de yoga. No se me da nada bien.

—Dile que iré a verla el viernes, para comer. Le llevaré su hamburguesa de queso preferida.

—Le encantará.

—¿Qué vas a hacer mientras no estoy?

—Trabajar en el salón.

—Van a venir pintores, ¿verdad? Nada de escaleras, ¿no?

Había hecho maravillas en su dormitorio, pero el salón era demasiado grande para que lo hiciera ella sola.

La idea de que Brittany se subiera a una escalera tan alta me ponía nerviosa… sobre todo si iba a estar fuera de la ciudad.

—Van a venir unos profesionales, San. Estará todo listo en dos días. Te vas a perder toda la diversión.

—Qué pena…

Se levantó y se sacudió los pantalones.

—Te ayudaré a hacer el equipaje. Tengo que cambiar la ropa de cama y trasladarme al otro dormitorio.

La negativa se me escapó antes de poder evitarlo.

—No lo hagas.

—¿Cómo?

—Duerme en mi dormitorio mientras no estoy. No te preocupes por la colada. Ya tienes mucho de lo que ocuparte.

Se mordió el interior del carrillo.

—¿Y esta noche?

—Compartiremos la cama de nuevo.

—Yo…

La cogí de la mano.

—Tiene sentido. Así te ahorras trabajo.

Sus labios esbozaron una sonrisa traviesa.

—Eres un pulpo. ¡Lo que te gusta dormir acurrucada!

Resoplé.

—Solo estoy siendo práctica.

—Admítelo y me acostaré contigo.

Enarqué una ceja.

—¿Te importaría explicar esa frase?

—Yo… esto…

Ahí estaba, ese rubor que tanta gracia me hacía. Le subió por el pecho hasta florecer en sus mejillas.

Me dio un empujoncito con gesto juguetón.

—Admítelo y dormiré en tu cama mientras no estás.

—¿Y esta noche?

El rubor se intensificó.

—Sí.

Me moví y le acaricié la mejilla con los labios antes de llegar a su oreja.

—Me gusta acurrucarme contigo. Estás calentita y hueles bien.

Era la verdad.

Esa mañana, me había vuelto a despertar abrazado a ella. Me sentía descansada y relajada, aunque tuviera que lidiar con los efectos que me provocaba la cercanía de su suave cuerpo.

Pasó a mi lado.

—Está bien. Si es lo que quieres.

Sonreí.

De hecho, era justo lo que quería.





—¿Por qué sonríes?—preguntó Will.

El viaje estaba saliendo muy bien y el cliente se había mostrado entusiasmado ese día.

Me había pasado la tarde añadiendo detalles a mis esbozos y a mis ideas, preparando una reunión programada para la mañana siguiente. Will había insistido en que fuéramos a cenar para celebrarlo.

Levanté la vista del teléfono y se lo ofrecí.

—Ah, es que le he mandado a Penny una tarta enorme de queso con cobertura de caramelo y chocolate para compensarla por no estar ahí esta noche. Brittany me ha mandado una foto de las dos mientras se la comen.

Se echó a reír y me devolvió el teléfono.

—Te has encariñado de Penny.

—Me recuerda a alguien de mi infancia.

—¿Un familiar?

Cambié de postura en la silla.

—No.

Me miró con expresión astuta por encima de su copa.

—No te gusta hablar de ti misma. En especial, de tu pasado.

—No, no me gusta.

—¿Hablas con alguien de ese tema?

—Con Brittany.

—Tu catalizador. La mujer que te ha cambiado la vida… que te ha cambiado a ti.

Ladeé la cabeza para darle la razón con la esperanza de que captara la indirecta y dejase el tema. Se quedó callado un momento antes de llevarse la mano al bolsillo y sacar un sobre, que deslizó por la mesa.

—¿Qué es?

Le dio unos golpecitos al abultado sobre de color crema.

—Has demostrado tu valía desde que empezaste a trabajar, Santana. Has sobrepasado mis expectativas. Las expectativas de todos. Tu trabajo en la campaña de Sebastián Smythe, la forma en la que has participado y has arrimado el hombro en el equipo. Venir a este viaje de última hora. Todo.

Me encogí de hombros en un inusual gesto de humildad al oír sus elogios.

Sus palabras me reconfortaron. Me pregunté si así se sentiría un niño al recibir los halagos de un papá orgulloso… algo que yo nunca había experimentado.

Will era muy dado a los elogios y casi nunca criticaba. Sus comentarios iban más dirigidos a enseñar que a condenar.

Era increíble lo rápido que me había adaptado a mi puesto en Schuester Group.

Disfrutaba de la energía positiva y de esa actitud de «trabajar con los demás y no contra los demás» que tenían. Sus palabras, de todas formas, significaban mucho para mí.

Se me formó un nudo en la garganta y bebí un sorbo de agua para librarme de él antes de hablar.

—Gracias. También ha sido increíble para mí.

Me acercó un poco más el sobre.

—Para ti.

En su interior había un cheque por una cantidad muy generosa, que me hizo poner los ojos como platos, junto con una copia de mi contrato.

Sin embargo, lo que me llamó la atención fue que la cláusula seis estaba tachada y confirmada con unas iniciales. Lo miré a la cara con expresión interrogante.

—No lo entiendo.

Sonrió.

—El cheque es tu comisión por un trabajo excepcional. Sebastián ha firmado un contrato por varios años con nosotros por tu idea. Te quieren en todas sus campañas.

Levanté el contrato.

—Has tachado mi período de prueba.

—Así es. Solo lo incluí para asegurarme de que mi intuición había acertado al creer que encajarías con nosotros. Has demostrado con creces que eres lo que decías ser: una mujer cambiada. Es evidente que tu Britt ha conseguido sacar a la luz a la verdadera Santana—me tendió la mano—Tienes un lugar en mi empresa todo el tiempo que quieras, Santana. Ojalá disfrutemos de muchos años juntos.

Alucinada, le estreché la mano.

Lo había logrado.

¡Lo había conseguido!

Debería sentirme ufana, eufórica.

Todos mis planes, todos los movimientos que me habían llevado hasta ahí… Me había asegurado el puesto en Schuester Group y se la había jugado a Ken.

Misión cumplida.

Sin embargo, aunque estaba emocionada, no era por los motivos que había creído en un principio.

Me di cuenta de que me daba exactamente igual lo que Ken pensara o sintiera. Podría aparecer en ese momento, ofrecerme ser socia y darme más dinero del que hubiera soñado, y no me sentiría tentado en absoluto.

De hecho, solo quería deleitarme con la aprobación de Will.

Quería que se sintiera orgulloso.

Quería seguir trabajando para él y oír sus elogios y sus comentarios amables.

Junto con esos pensamientos, apareció una emoción a la que no estaba acostumbrada: el sentimiento de culpa.

Me sentía culpable por cómo había empezado todo y por el motivo por el que estaba sentado en ese lugar.

Me sentía culpable por los engaños que había empleado para llegar hasta ahí.

Mientras miraba los documentos, me pregunté hasta qué punto había influido que Rachel se quedase con nosotras para tomar esa decisión.

Desde luego, nos había visto comportarnos como una pareja normal, de sobra para convencer a cualquiera de que íbamos en serio.

Rachel creía que no podía apartar las manos de Brittany, que teníamos una vida sexual estupenda, que discutíamos y que hacíamos las paces… Lo que hacían todas las parejas.

Tal vez la tormenta no solo hubiera conseguido que Brittany y yo nos uniéramos más, sino que también había eliminado cualquier rastro de duda que le quedara a Will.

Me desentendí de esos pensamientos.

Daba igual.

Lo único que importaba era que seguiría trabajando con ahínco y que seguiría demostrando mi valía ante Will y ante toda la empresa.

Daba igual cómo hubiera comenzado, me ganaría el puesto… y lo conservaría.

—Gracias.

Me dio un apretón en el hombro.

—Seguro que Britt se alegrará mucho.

Otra emoción brotó en mi pecho: la emoción por contárselo, por compartir la victoria con ella.

Sonreí, a sabiendas de lo bien que iba a reaccionar.

—Me muero por decírselo, pero creo que esperaré a llegar a casa—miré el cheque de la comisión—Creo que tengo que comprarle algo para celebrarlo. La semana pasada decidí comprarle un regalo. Es la excusa perfecta.

Will asintió con la cabeza.

—Una idea estupenda. Conozco una joyería increíble en esta misma calle.

Enarqué las cejas.

Joyas.

No se me había pasado por la cabeza, pero era…

—Perfecto.







********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5579
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Sáb Feb 17, 2018 9:17 pm

hola morra,...

bueno a san ya le salio absolutamente todo!!! a ver como le va la conciencia ahora???
osea que se termino toooodddo con britt!! digo que ya lo consiguió?? jajaj

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5589
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Epílogo

Mensaje por Isabella28 el Sáb Feb 17, 2018 9:54 pm

Que va a pasar ahora se divorciaran? Si ya tiene el trabajo.
avatar
Isabella28
*******
*******

Mensajes : 403
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Dom Feb 18, 2018 7:41 pm

3:) escribió:hola morra,...

bueno a san ya le salio absolutamente todo!!! a ver como le va la conciencia ahora???
osea que se termino toooodddo con britt!! digo que ya lo consiguió?? jajaj

nos vemos!!!




Hola lu, si que si! Mmmm...interesante pregunta...espero q las cosas no cambien...para mal =/ Eso parece =/ pero quedan los meses o días para la "separación" del contrato =/ Saludos =D





Isabella28 escribió:Que va a pasar ahora se divorciaran? Si ya tiene el trabajo.





Hola, eso es lo que seguia, no¿? una discusión o algo así para la separación =/ Saludos =D




avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5579
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Cap 23

Mensaje por 23l1 el Dom Feb 18, 2018 7:43 pm

Capitulo 23



Santana


Introduje la llave en la cerradura y entré en el piso sin hacer ruido.

Me impactó darme cuenta de lo mucho que había añorado estar en casa. De lo mucho que había echado de menos a Brittany.

Me había sorprendido mi afán por enviarle mensajes de texto para comprobar que estaba bien, que Penny estaba bien o si recordaba haber cerrado con llave el piso.

Sus respuestas me hacían sonreír, ya que siempre eran un poco descaradas y tiernas a la vez.

Le había encantado la tarta de queso y me dijo que al personal también, ya que las habían ayudado a Penny y a ella a comérsela. Le parecía gracioso que también hubiera enviado una cesta de fruta para Joey.

Cuando mencionó que Penny parecía más cansada de lo normal, llamé a la residencia dos veces para interesarme por su estado, haciendo que Tina se riera de mi preocupación. De manera que yo también me reí de mí misma.

Al parecer y sin pretenderlo, la presencia de Brittany en mi vida hacía aflorar emociones en todo momento.

Debería detestarlo, pero por algún motivo no lo hacía.

Estaba ansiosa por regresar a casa, por verla, por visitar a Penny y por volver a la oficina.

Cuando el cliente accedió a nuestra idea antes de lo que pensábamos, Will y yo decidimos adelantar el regreso y coger el último avión.

El taxi me dejó en la puerta del edificio y Will se rio de mi entusiasmo cuando me vio coger la maleta.

—Santana, no hace falta que vayas a la oficina a primera hora. Disfruta de la mañana con Britt. Nos vemos después del almuerzo.

Asentí con la cabeza.

—Gracias.


Solté la maleta, encendí la luz y me quedé petrificada.

No estaba en el mismo salón que había dejado días antes.

El intenso tono vino tinto que Brittany había elegido se extendía por la pared de la chimenea, resaltando el color claro de la repisa.

El tono beis del resto de las paredes resultaba atractivo.

Había añadido algunos cojines y los dos sillones que me enseñó. El resultado de la transformación era un salón cálido y acogedor.

Hogareño.

La mayor sorpresa de todas fueron los cuadros. Brittany había usado algunas de las fotos que encontró, pero en la pared de la chimenea había colgado algunas de mis fotografías, que había imprimido y enmarcado con paspartú.

Ver lo bien que quedaban me asombró, al igual que lo hizo que hubiera elegido mis preferidas.

El salón estaba espectacular.

Pasé una mano por el respaldo curvado de los sillones que había añadido. Eran piezas macizas.

El efecto seguía siendo sobrio, pero suavizado por lo que había creado.

Sobre la repisa descansaba una foto en la que estábamos las dos y que había hecho Rachel el día de nuestra boda.

La cogí para analizarla.

Era una foto tomada por sorpresa. Brittany miraba a la cámara con una sonrisa y una expresión casi radiante. Yo había apoyado la frente en la suya y estaba sonriendo.

Ambas parecíamos felices. Como una pareja enamorada.

Pasé los dedos sobre la imagen de Brittany, sin reconocer la extraña emoción que sentía en el pecho.

Tras dejarla en la repisa de nuevo, cogí la bolsa de viaje y subí las escaleras.

Me detuve al llegar a la puerta de mi dormitorio, sorprendida al ver a Brittany dormida en mi cama. Creía que a esas alturas ya se habría mudado a su habitación.

Estaba abrazada a mi almohada, aferrada a la funda mientras dormía, y su larga melena rubia se asemejaba al sol, extendida sobre las prístinas sábanas blancas.

La analicé mientras dormía.

Parecía joven y vulnerable. Recordé que en el pasado pensaba que era débil.

Era cualquier cosa menos eso.

Conociéndola como era consciente en ese momento, sabía que tenía agallas, sin ellas se habría rendido pronto, pero a la vez no las tenía.

Habría sobrevivido a la muerte de sus padres, a la vida en la calle, al dolor de ver cómo Penny enfermaba y a mí… en toda mi gloria egoísta, corta de miras y narcisista.

Se movió, desarropándose en el proceso, y sonreí al ver que se había puesto la camiseta de manga corta que yo llevaba el día anterior a mi partida.

Mi mujer estaba en mi cama y se había puesto mi ropa.

Descubrí que no podía ponerle pegas a ninguna de las dos afirmaciones.

Solté un quedo suspiro, dejé la bolsa en el suelo y tras coger unos pantalones de pijama, me preparé para acostarme, con cuidado de no hacer ruido.

Con delicadeza, me coloqué a su espalda y la pegué a mi torso. Ella se despertó, sobresaltada, y se tensó entre mis brazos.

—Relájate, cariño. Soy yo.

—¿Por qué estás en casa?

—La reunión ha ido bien. Muy bien. Hemos llegado a un acuerdo antes de lo previsto.

Trató de incorporarse.

—Me iré a mi dormitorio.

Tiré de ella para que se tumbara otra vez.

—Quédate. No pasa nada—sonreí al tiempo que la besaba en el cuello—Me gusta dormir abrazada a algo como un pulpo, ¿ya no te acuerdas?

Se acurrucó de nuevo con un suspiro de felicidad.

—Tu cama es cómoda.

No pude evitar tomarle el pelo.

—¿Y mi camiseta?—le pregunté, al tiempo que acariciaba el desgastado algodón—¿También es cómoda?

Me apartó de un manotazo.

—He estado ocupada. No me ha dado tiempo de hacer la colada. La he visto ahí tirada y me la he puesto.

—Ya he visto lo ocupada que has estado.

—¿Te gusta?—me preguntó con un deje tímido e inseguro.

La besé en la frente.

—Buen trabajo, señora López.

Se echó a reír contra la almohada.

—Me alegro de que le guste, señora Pierce.

La pegué aún más a mí.

—Me gusta. Duérmete. Mañana por la mañana te contaré todo lo que ha pasado en el viaje.

—De acuerdo—replicó con voz soñolienta—Buenas noches.

—Buenas noches.




Brittany me miró mientras desayunábamos y cogió de nuevo el contrato.

—¿Así sin más? ¿Ha cancelado tu período de prueba?

Asentí con la cabeza porque tenía la boca llena de huevos revueltos. Mastiqué, tragué y sonreí.

—Tengo la impresión de que la visita de Rachel ha podido influir en su decisión.

Se mordió una uña, de manera que extendí una mano para darle un guantazo.

—No hagas eso.

—¿Por qué crees que la estancia de Rachel ha tenido algo que ver?

—Piénsalo, Brittany. Piensa en lo que ha visto. Nos ha visto acostados en la misma cama y a mí en plan pulpo. Nos llevamos bien. Incluso fue testigo de una discusión y de cómo hicimos las paces después. Estoy segura de que le ha dicho a Will que sus dudas eran infundadas.

—Supongo que tiene sentido.

—Además, me ha dicho que he hecho un trabajo excelente, que he superado sus expectativas. Esta ha sido su forma de recompensarme—bebí un sorbo de café—El fin del período de prueba y una generosa comisión.

Esbozó una sonrisa cariñosa.

—Sabía que los dejarías alucinados con tu trabajo. No me sorprende. Tus ideas siempre han sido espectaculares.

Sus halagos me provocaron una sensación extraña. Me froté el pecho, como si de esa manera pudiera extender la calidez que suscitaban sus palabras y le sonreí mientras decía con sinceridad:

—Siempre me has apoyado. Gracias.

Me regaló una sonrisa radiante.

Bajé la vista al plato al tiempo que me percataba de la naturalidad de la escena.

¿En eso consistía el matrimonio?

¿Los matrimonios reales?

¿En momentos compartidos que te hacían sentir entera y unida a tu pareja?

Introduje una mano en un bolsillo y le ofrecí la cajita.

—Para ti—dije con voz gruñona al tiempo que cogía la taza.

Ella no hizo ademán de tocarla siquiera.

Jamás había conocido a una mujer como Brittany.

Mi fortuna siempre había sido un imán para las mujeres con las que salía. Les encantaba recibir regalos, los esperaban, me soltaban indirectas, me enseñaban imágenes de Internet.

Prácticamente me arrancaban el regalo de las manos si decidía comprarles algo.

Sin embargo, Brittany no era así.

—Tu comisión—insistí, al tiempo que le acercaba más la cajita—Ábrela. No muerde.

Le tembló la mano mientras extendía el brazo. Titubeó una vez que tuvo la cajita entre los dedos, como si no pudiera con la emoción de abrir la tapa.

Como si estuviera disfrutando de la intriga. Me gustaba ver las expresiones que pasaban por su rostro.

Abrió los ojos de par en par cuando vio el anillo que descansaba en el interior de la cajita.

Tan pronto como lo vi, supe que le encantaría. Era pequeño y delicado, con diamantes de distintos cortes.

Cuadrados, ovalados, circulares y rectangulares. Los diamantes conformaban un anillo tan único y diferente como lo era ella.


Flashback[/][i]


No era el anillo más caro de la joyería, ni el más grande, pero era el idóneo para Brittany. Hasta Will había asentido con la cabeza para dar su aprobación en cuanto lo señalé con un dedo a través del cristal del expositor.

—Ese, por favor. Me gustaría ver ese—le había dicho a la dependienta.


[b][i]Fin Flashback



Brittany me miró.

—No lo entiendo.

—Es un regalo, Brittany.

—¿Por qué?

Me encogí de hombros.

—Porque te lo mereces—acaricié el sobre que contenía el contrato—Nada de esto habría sucedido sin ti. Es mi forma de agradecértelo—añadí con sinceridad.

Era importante que me creyera, que supiera que yo era consciente de todo lo que había hecho por mí.

—Es precioso.

—Póntelo.

Se puso el anillo en la mano derecha y giró la muñeca tal como acostumbrábamos hacer las mujeres cuando admirábamos un anillo.

—¡Me queda bien!

Extendí un brazo para cogerle la mano y miré el anillo. Le quedaba bien y encajaba con ella. Dejé su mano sobre la encimera y le di unas palmaditas sin saber muy bien qué hacer.

—¿Te gusta?

—Es…—tenía la voz ronca—Es una preciosidad.

—Pensé en comprarte unos pendientes, pero me he dado cuenta de que Rachel y Emma también llevan un anillo en la mano derecha, así que pensé que te gustaría. Si prefieres los pendientes, podemos cambiarlo.

Negó con la cabeza.

—No. Es perfecto.

El aire que nos rodeaba vibraba por la emoción.

Brittany tenía la vista clavada en la mano y no dejaba de parpadear.

Dios, ¿iba a llorar?

¿Por un regalo?

No sabía si sería capaz de soportarlo en caso de que se pusiera a llorar. Este tipo de emociones me ponía de los nervios.

Di una palmada.

—En ese caso, he acertado. Dejaremos los pendientes para otra ocasión. Tal vez para la celebración de los seis meses de nuestro matrimonio o algo así. Estoy segura de que los Schuester celebran ese tipo de cosas. Tendré que estar a la altura.

Brittany carraspeó y se puso en pie.

—Supongo.

Me dejó pasmada cuando se detuvo junto a mi taburete después de haber vaciado su taza de café en el fregadero y me besó en la mejilla con suma delicadeza.

—Gracias, San—murmuró, tras lo cual siguió andando.

Me volví para verla subir por las escaleras.

En ese momento, me percaté de que me había llevado una mano a la mejilla que sus labios habían rozado, como si estuviera reteniendo su beso contra la piel.

Qué raro.






********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5579
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Epílogo

Mensaje por TheJadeDiaz el Dom Feb 18, 2018 8:43 pm

Me encanto el cap que lindo que san le regalara el anillo fue un gesto muy hermoso san se esta abriendo con sus sentimientos sin darse cuenta Jaja y Britt tan perfecta como siempre una ternura yo quiero alguien así xD
avatar
TheJadeDiaz
**
**

Femenino Mensajes : 86
Fecha de inscripción : 12/04/2014
Edad : 19
El mundo de Brittany Blake


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Epílogo

Mensaje por micky morales el Dom Feb 18, 2018 9:14 pm

San por los clavos de cristo, cuando vas a reconocer que estas perdidamente enamorada?????
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6981
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Epílogo

Mensaje por Isabella28 el Lun Feb 19, 2018 3:52 am

San esta enamorada pero como no conoce ese sentimiento piensa que es un cambio en ella nomas.
avatar
Isabella28
*******
*******

Mensajes : 403
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Lun Feb 19, 2018 3:48 pm

Hola morra...

San hasta que desife lo que esta sintiendo, lo nuevo que es.... Espero que no pase nada pero va muy bien!!!

Nos vemos!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5589
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Lun Feb 19, 2018 8:09 pm

TheJadeDiaz escribió:Me encanto el cap que lindo que san le regalara el anillo fue un gesto muy hermoso san se esta abriendo con sus sentimientos sin darse cuenta Jaja y Britt tan perfecta como siempre una ternura yo quiero alguien así xD



Hola, si!!! esta cambiando aunk no lo kiera ver! AJajajajaj y yo! y creo q no somos las unicas la vrdd jajajaj xD Saludos =D





micky morales escribió:San por los clavos de cristo, cuando vas a reconocer que estas perdidamente enamorada?????




Hola, jajaajajajaj xD jajaajajaj es dura de cabeza hasta con su corazón XD pero ya se va rompiendo poco a poco! jajaja. Saludos =D





Isabella28 escribió:San esta enamorada pero como no conoce ese sentimiento piensa que es un cambio en ella nomas.





Hola, jajaaaja esa morena jaajaj cabeza dura, dura, pero ya esta rompiendo su caparazón de a poquito! ajjaja. Saludos =D






3:) escribió:Hola morra...

San hasta que desife lo que esta sintiendo, lo nuevo que es.... Espero que no pase nada pero va muy bien!!!

Nos vemos!!




Hola lu, jaajaj le esta constando un poco, no¿? xD ajjajaja. Ni lo digas! q algo pasa!!! =/ Saludos =D



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5579
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Epílogo

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 5 de 8. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.